miércoles, 18 de enero de 2017

Fotos antiguas de Ugíjar, Válor, Narila, Mecina-Bombarón, Bérchules y Cádiar. (Granada).

Ugíjar, (Granada).
Ciudad de 3557 habitantes según el censo oficial de 1910; a 89 kilómetros de Granada y a 30 de la estación de ferrocarril de La Calahorra. Se halla situada en un delicioso valle de Las Alpujarras; y disfruta de un clima en extremo benigno y saludable.
El territorio del término es generalmente llano y feraz, siendo sus principales producciones: aceite, vino, cereales, legumbres y frutas. En otro tiempo se cultivaba mucho la morera para la cría de gusanos de seda, pero en la segunda década del siglo XX ya estaba muy reducida esta producción, lo mismo que en casi todos los puntos de España.
La cría de ganado, especialmente lanar, representaba también una cifra respetable el la riqueza de Ugíjar.
Tiene agregado el lugar de Cherín, que se encuentra a 5 kilómetros al Este, sobre la carretera de Almería, y los importantes caseríos La Cantera y Montoro y Salcedo.
Se ignora el origen de la ciudad de Ugíjar. Consta solamente que existía en los tiempos de los moros y que éstos se sometieron, juntamente con todo el territorio de Las Alpujarras, al dominio de Castilla. Tomó parte muy activa en el alzamiento de los moriscos, siendo muy numerosos los cristianos víctimas de la insurrección. Vencido y expulsados los rebeldes, fue repoblada esta ciudad, recibiendo sus nuevos moradores las propiedades de aquellos en condiciones ventajosas, a fin de que no quedase abandonado el cultivo.
Vista general de Ugíjar.
Espléndido panorama de la ciudad y su campiña.
Vista parcial de la ciudad.
Parte del caserío de la población, al que preside la elevada torre de la iglesia parroquial.
Plaza del Pilar.
Se llama también "Plaza de la Fuente", por la que tiene en su centro.
El Paseo.
Es de pequeña dimensiones y se halla cercado con una verja de hierro.
La iglesia parroquial.
Está dedicada a la Anunciación de Nuestra Señora, y tiene una elegante portada gótica del último periodo. El interior del templo es de una sola y espaciosa nave, también gótica, que contiene once capillas, en la mayor de las cuales se da culto a San Cecilio Mártir, hay también un hermoso retablo, construido a fines del siglo XVI.
Esta iglesia fue antiguamente Colegiata, y, por no tener suficiente número de canónigos, fue suprimida como tal, en 1842, quedando reducida simplemente a iglesia parroquial.
Nuestra Señora del Martirio.
Es la Patrona de la ciudad y se venera en una de las capillas de la iglesia parroquial.
Ruinas del Antiguo Convento.
Detalle de la iglesia, en el que se admiran curiosas labores churriguerescas.
- - -
El partido judicial de Ugíjar ocupa el territorio en la región sudoriental de la provincia de Granada, su jurisdicción la componen los ayunyamientos de Ugíjar, Bérchules, Cádiar, Cojáyar, Jorairátar, Laroles, Mairena, Mecina-Alfahar, Mecina-Bombarón, Mecina-Tedel, Murtas, Narila, Nechite, Picena, Turón, Válor, Yátor y Yegen. El terreno es muy pintoresco y fértil, cosechándose cereales, aceite, legumbres, hortalizas, frutas, almendras, nueces, castañas, uvas de embarque y vinos. Los pastos son también muy abundantes, permitiendo la cría de ganado lanar, en una cifra bastante importante.
Este escabroso territorio fue en otro tiempo objeto de numerosas explotaciones mineras, que vinieron a emprender capitalistas extranjeros. Y se instalaron importantes fábricas de fundición y el dinero circuló en abundancia. Hoy día no queda dentro de este partido más que el recuerdo de aquellos tiempos, sin que se explote ninguna mina..
Considerando este territorio centro de la comarca cerril de Las Alpujarras, debemos recordar los acontecimientos ocurridos en ella durante la dominación agarena y, después de la Reconquista, con la insurrección de los moriscos.
Algún historiador de la época afirma que, por la aspereza del terreno, la mayor parte de Las Alpujarras quedó sin ser conquistada por los moros. Sus moradores eran muy bélicos y rebeldes al Califato; capitaneados por Suar Ben Amboun el Kaisi lograron una gran victoria sobre el ejército del emir de Córdoba (890), pero éste buscó ocasión de resarcirse, logrando derrotar y prender al caudillo alpujarreño, a quien mandó decapitar.
Los Reyes Católicos se apoderaron de la comarca en el año 1490, después de la toma de Baza.
En 1569, reunidos en Cádiar los principales señores de Las Alpujarras, nombraron por su rey al descendiente de los emires de Granada, Fernando Válor, quien, con nombre de Aben Humeya, se puso al frente de una insurrección tan formidable que tuvo por mucho tiempo en jaque a los principales capitanes de aquella época.
Habiendo intentado los insurgentes apoderarse de Granada, Felipe II mandó refuerzos al Marqués de Mondéjar para sofocar la rebelión. Esta por el contrario, se agudizó ante el peligro: los pueblos fueron invadidos y asesinados los sacerdotes y cuantos cristianos se negaron a la apostasía, siendo convertidas en mezquitas las iglesias. Además del Marqués de Mondéjar, tomaron parte contra la insurrección: el de los Velez, Gil de Andrade, Luis de Requesens y el Marqués de Santa Cruz, siendo finalmente nombrado general de todas las fuerzas el famoso Don Juan de Austria.
Descontentos los moriscos de su caudillo Aben Humeya, le asesinaron, recibiendo, con este acto, tan rudo golpe la insurrección, que quedó completamente dominada a fines del año 1570.
Válor, (Granada).
Con 775 habitantes en el censo de 1910.
Altar Mayor de la iglesia.
Retablo de estilo churrigueresco muy recargado.
Puerta del Camarín del Santo Cristo.
Es interesante por sus labores de talla y cierra el recinto donde se guarda la devota imagen del Cristo de la Yedra.
Puente Nuevo.
Ha sido construido recientemente para dar paso a la carretera de Ugíjar.

Narila, (Granada).
Narila con 226 habitantes en el censo de 1910.
Artesonado de la parroquia.
Corresponde a la bóveda del altar mayor y es uno de los más interesantes ejemplares de la época.
Altar de la parroquia.
Hay en los compartimentos del retablo algunas pinturas de bastante mérito.

Mecina-Bombarón, (Granada).
Mecina-Bombarón contaba en 1910 con 791 habitantes y tenía agregados la aldea El Joleo y Mecina-Tedelm más las cortijadas de Los Bartolos, Cuesta del Largo, La Huerta y El Manzanillo, que suman entre todos 490 habitantes más.
Cruz Parroquial.
Hermosos trabajo de platería, ejecutado a fines del siglo XVII.
Vista general de Mecina-Bombarón.
Pintoresca situación de esta villa, en las vertientes meridionales de Sierra Nevada.

Bérchules, (Granada).
Bérchules más el barrio Alcútar suman un total de 1900 habitantes, en el censo de 1910.
Iglesia parroquial.
Vista de la nave principal y del altar mayor de la parroquia de San Pantaleón.

Cádiar, (Granada).
La villa de Cádiar tenía una población de 1237 habitantes en 1910.
Plaza de la Constitución.
Es la más espaciosa del lugar y en uno de sus ángulos se halla la Casa Consistorial.

domingo, 8 de enero de 2017

Delicias del siglo XIX (II)

Delicias del siglo XIX
(Temporada de Invierno)
Como ya saben ustedes, a principios de cada temporada estoy publicando un delicioso menú equilibrado, saludable y fácil de hacer, por lo que el siguiente será en Primavera.
"Buen apetito"
(Recomiendo no falten en casa, la sal de frutas y el bicarbonato)
Consejo útil de cocina
Conservación de la carne salada.
La conservación de las carnes salada y ahumadas exige:
Primero. Que se preserven de la influencia del calor, guardándolas en paraje fresco.
Segundo. Que se las substraiga de la acción del aire a cuyo fin se acumulan y prensan en los toneles, llenando los vacíos de sal y cerrando exactamente aquellos, y cada vez que se abren se vuelven a cerrar con cuidado, procurando consumir pronto lo que se ha comenzado.
Tercero. Visto que la salmuera debe cubrir las piezas saladas, se refresca aquélla, se la mantiene y aún renueva toda cuando parece que va a descomponerse, o se ve inmediata a gastarse.
Cuarto. Que se impida en contacto inmediato de las diferentes partes cuando se echa la sal gruesa para embarrilarlas, recomendando al mismo tiempo se siembre en el fondo de los barriles y entre las capas de carne unas guijas de grosor de una nuez o de un huevo, cuidando de que no quede entre ellas y la carne, vacío alguno donde pueda detenerse el aire.

Menú: Kikiriki (II)
Óleo de María Llieva, pintora Bulgara.
Primer plato
Crestas, riñones y criadilla de gallo
Es manjar exquisito y caro por la gran cantidad que de estos menudos hace falta. En Madrid, que se aprecian mucho, los venden ya aparte, sin mezclarlos con los demás menudillos, y les hacen pagar bien.
Su mejor guiso de éste:
Después de bien lavados con varias aguas frías, se rehogan en aceite, se echan en una cazuela con caldo y la grasa en que se frieron, y se dejan cocer despacio. Se fríe, sin que tome color, una tostada de pan y un poco de perejil y ajo; se machaca todo, se deslíe con algo de caldo y se echa en la cazuela, para que cueza otro poco.
Luego se sirven adornados con picatostes de pan frito.
Lo mismo se condimentan los menudillos de gallina.
"Pescado y marina". Óleo de Kessel el viejo Jan Van. Hacia 1656.
Museo Nacional del Prado.
Segundo plato
Merluza a la mayonesa
Se pone a cocer en la besuguera, cubriéndola de agua fría y sazonándola con cascos de cebolla, perejil, ajo, media hoja de laurel, unos granos de pimienta y rociándola con aceite crudo.
Cuando el agua empieza hervir se retira y se deja la merluza dentro de ella hasta el momento de servirse, en que se coloca en una fuente, adornándola con hojas de lechuga, aceitunas y pepinillos. La salsa se sirve en la salsera. Lo mismo se prepara la merluza a la vinagreta, y la salsa.
"Dulces y frutos secos sobre una mesa". Óleo de Tomás Hiepes (1600-1635). Museo Nacional del Prado.
Y para la sobremesa:
Exquisitas tortas de leche
Se mezclan bien tres tazas de leche, una de aceite frito, 200 gramos de azúcar, un poco de canela molida, seis huevos y, si gusta, un polvo de raspadura de limón. Cuando todo se ha batido bastante  y está bien unido, se amasa con harina y cien gramos de levadura. Cuando la pasta está un poco más blanda que para pan, se toma un trozo, se extiende con la mano en forma de torta de unos ocho o diez centímetros de diámetro, por tres o cuatro de alto, y, así sucesivamente, se hacen tantas tortas como la masa permita. Se tapan y arropan bien con sus paños blancos, y en la cocina se dejan hasta el día siguiente, que se meten en el horno fuerte. Cuando están doradas por igual, se sacan y se les echa azúcar por encima. Deben tomarse calientes.

Si además, tienes invitados en casa; en la sobremesa déjese de vino dulce, pacharan o brandy,  y sorprendalos con este delicioso y digestivo licor:
El "Punch"
David Teniers (1610-1690)
Esta bebida tan exquisita y tan de moda entre las gentes de buen tono, se hace de un modo muy sencillo:
Se colocan un limón partido en rajas y unas hebras de té en un depósito de porcelana, se añade un par de cuartillos de agua hirviendo, se cambia de recipiente el líquido a los diez minutos, y se le pone una cantidad prudencial de azúcar y otra de ron, variable según el paladar de los consumidores.
Un par de copas es el tipo discreto.


ADVERTENCIA
Si deciden hacer alguno de estos platos, no me hago responsable de lo que les pueda suceder.
¡Hola!, me recuerdas... soy "Sindi". Ya tenemos aquí el invierno, la estación que menos me gusta, porque cuando llueve, siempre me mojo hasta los huesos. Bueno, os voy a contar que probé el menú "Carmin" (I)..... y aquí sigo, lustroso y guapo como siempre.
¡¡Nos vemos en Primavera!!
* * *
Las recetas culinarias que os ofrezco, están entresacadas de revistas de la época y del libro "De Cocina" (quinta edición, año 1911), de el que es autora María Luisa Alonso Duro.